+34 647 707 010 | +34 649 119 776

Por qué realizar el tratamiento Mondolimp-Litio (hormigón pulido) en pavimentos industriales

Por qué realizar el tratamiento Mondolimp-Litio (hormigón pulido) en pavimentos industriales

En los últimos años, y debido al creciente uso de los vehículos industriales de diferente tipología destinados a mejorar los sistemas de producción de los diferentes sectores productivos, es del todo necesario poder disponer de un firme en perfecto estado que nos permita desarrollar en óptimas condiciones nuestro quehacer diario.

Desde la experiencia de Mondolimp, observamos con mucha frecuencia que, sobre todo, el pavimento es el “gran olvidado”, dentro de los centros de producción.

De hecho, la incapacidad de la mayor parte de los terrenos para soportar de forma permanente el tránsito de vehículos sin experimentar deformaciones que impidan la circulación, hace necesaria la disposición de buen un firme.

Su función es la de repartir y amortiguar las cargas del tráfico sobre el terreno de apoyo o explanada y de protegerla frente a los efectos del clima, agresiones, etc, para que ésta no se deforme, manteniendo la regularidad superficial y permitiendo un tránsito cómodo y seguro.

Un firme está, en general, compuesto por un conjunto de capas apoyadas en la explanada. La capa superior, que soporta directamente la acción del paso de las cargas, es el pavimento, cuya misión es la de proporcionar una adecuada superficie tanto a los peatones como al tráfico rodado, en su caso.

Las otras capas, cuando existen, entre el pavimento y la explanada, tienen como misión amortiguar el efecto que las cargas del tráfico pudieran producir sobre la explanada y, en el caso de un pavimento de hormigón, proporcionar un apoyo uniforme y estable al mismo. Este progresivo reparto de las cargas en las sucesivas capas del firme permite que las cualidades de los materiales empleados en las mismas puedan disminuir con la profundidad, siendo el pavimento, en consecuencia, la capa que debe tener mayor calidad.

Los firmes rígidos (aquellos cuyo pavimento es de hormigón), al contar con mayor rigidez que el resto, les permite repartir uniformemente las cargas del tráfico, llegando éstas muy amortiguadas a la explanada, sin necesitar, en principio, la colaboración desde el punto de vista estructural de otras capas de firme. Por ello, las deformaciones que se producen en la misma son mucho menores que con otros tipos de firmes. Pero no por ello menos importante.

planificación pavimento hormigón

Es por ello que dicho pavimento de hormigón, para poder contar con todas sus prestaciones y ventajas respecto otro tipo de pavimentos, debe tener:

  • Correcta planificación y estudio en la fase de proyecto.
  • Adecuada puesta en obra durante la fase de ejecución de la solera.
  • Posterior buen mantenimiento durante la vida útil de dicho pavimento.

De lo contrario, se empezará a producir un progresivo deterioro del hormigón causado por: retracción, esfuerzos térmicos, ciclos de congelamiento y deshielo, reactividad de los agregados, erosión, corrosión, errores de diseño, errores de construcción, cargas accidentales excesivas, etc…

Desde Mondolimp, solemos detectar una sintomatología clara y evidente que nos permite concluir que dicho deterioro se está llevando a cabo de una forma progresiva. Algunos de estos síntomas podrían ser tales como el agrietamiento, escamado, desintegración superficial, erosión constante, filtración, distorsión, delaminación, “pop-outs” y eflorescencia.

Por otra parte, la porosidad y las fisuras favorecen la penetración de agentes agresivos en el hormigón afectando, entre otros elementos, a la posible corrosión de las armaduras que quedan desprotegidas.

En numerosas ocasiones, desde Mondolimp observamos que tienen especial relevancia las agresiones producidas por los agentes químicos tales como el ataque de ácidos así como por aguas ácidas que provienen de industrias, las aguas negras y las aguas carbónicas….).

ataque de agentes químicos en pavimento industrial

A partir de la detección de las patologías anteriormente descritas (tanto en obra nueva, como en recuperación de pavimentos), desde Mondolimp apostamos claramente por la mejora continua y la prestación de los mejores servicios que aporten la solución idónea a nuestros clientes ante la aparición de patologías en el pavimento.

Además, los servicios que en Mondolimp ofrecemos a nuestros clientes no solamente se centran en la reparación de pavimentos de hormigón, sino también en la prevención de aparición de ciertas patologías para conseguir aumentar la vida útil del pavimento.

Uno de los elementos diferenciadores de Mondolimp es la correcta aplicación de las moléculas de nano-litio para poder conferir un aumento de la resistencia superficial en los pavimentos de hormigón.

Para Mondolimp es necesario remarcar, que la aplicación del producto de litio por sí mismo no es suficiente para garantizar un resultado adecuado. Es muy importante, y determinante contar con un correcto y adecuado tratamiento durante la fase de ejecución de los trabajos para que el litio funcione a pleno rendimiento.

A partir de aquí, y en respuesta a la pregunta de ¿por qué Mondolimp-Litio? nos es necesario definir inicialmente a nuestro elemento protagonista: el Litio.

Litio

Tal y como es generalmente conocido, el Litio es un elemento químico de símbolo Li y número atómico 3. En la tabla periódica, se encuentra en el grupo 1, entre los elementos alcalinos. En su forma pura, es un metal blando, de color blanco plata, que se oxida rápidamente en aire o agua y que su densidad es la mitad de la del agua, siendo el metal y elemento sólido más ligero.

Al igual que los demás metales alcalinos es univalente y muy reactivo, aunque menos que el sodio, por lo que no se encuentra libre en la naturaleza.

Comparado con los materiales más antiguos basados en sodio y potasio, el litio conlleva iones más pequeños, menor viscosidad y menor alcalinidad.

El hecho de que el Litio tenga menor viscosidad y alcalinidad provocan que se ralentice la reacción entre éste y los componentes cálcicos del hormigón para crear una penetración más profunda y completa.

De hecho, en los diferentes productos cuyo componente principal es el litio, lo que realmente se persigue es precisamente esa reacción con los componentes libres de calcio que recubren los canales capilares microscópicos en el hormigón para formar componentes de silicato tricálcico insoluble que endurecen y limitan la penetración de la humedad. Los silicatos de sodio y de potasio dejan atrás elementos solubles que pueden contribuir a la aparición de micro-fisuras al absorber humedad e hincharse.

A partir de aquí el objetivo primordial para Mondolimp a conseguir es la formación de una capa extremadamente dura que aporta una gran densidad protectora siendo a la vez transpirable y resistente a la abrasión

El endurecedor, sellador, densificador crea un acabado más fuerte, menos penetrable y de mejor aspecto. El cual está a prueba del polvo y de las manchas de cualquier deterioro.

Incluso, puede permitir una protección adecuada frente a condiciones adversas y de fuerte maltrato de la solera. Si la superficie debe tolerar la circulación de peatones, equipos pesados, abrasión o vertidos químicos, la correcta aplicación del litio, con la maquinaria adecuada y la metodología correcta, se puede conseguir una alta durabilidad y fuerza de cohesión. Aportando además, resistencia a los UV, a la abrasión, a los químicos y al elevado tráfico.

En Mondolimp hemos llegado a la conclusión, demostrada tras años de experiencia, de que la inclusión del litio, sobretodo, en pavimentos industriales confiere una mayor resistencia al pavimento, elimina el polvo, se hace más fácil la limpieza periódica del pavimento, se reduce la probabilidad de accidentes y se incrementan los niveles de producción por la disminución de tiempos muertos.

En definitiva, desde Mondolimp apostamos por pavimentos más duraderos y ofrecer a nuestros clientes una garantía de durabilidad, consistencia e higiene.